martes, 19 de mayo de 2015

20 DE MAYO “DÍA MUNDIAL DE LAS ABEJAS”

Con motivo de la campaña iniciada por Eslovenia y apoyada por la Unión Europea para que Naciones Unidas proclame el 20 de mayo “DÍA MUNDIAL DE LAS ABEJAS”, la Confederación en Defensa de la Abeja en la Cornisa Cantábrica (CODACC) y la Federación de Asociaciones de Apicultores de Cantabria (FAAC), reivindican el papel fundamental  que desempeñan las abejas en la conservación de la biodiversidad y en la producción de alimentos y denuncian los graves problemas por los que atraviesa la apicultura en Cantabria.  

Calculado recientemente por Greenpeace en su informe "Alimentos bajo amenaza" el valor económico de la labor de polinización de las abejas podría estar en torno a los 265.000 millones de euros anuales en todo el mundo, 22.000 millones para Europa y más de 2.400 millones de euros para España, Varios centenares de cultivos (manzanas, cerezas, almendras, fresas, melones, tomates, calabacines, girasoles, por citar algunos de los más habituales) dependen de la polinización por abejas y otros insectos 
 
Por tanto, incluso mirándolo desde un punto de vista meramente económico, trae cuenta proteger a las abejas y a los demás insectos polinizadores. 
 
Además los polinizadores tienen un papel fundamental en el funcionamiento de los ecosistemas terrestres. A nivel global, se estima que más de un 80% de las plantas que producen flores son polinizadas por animales. Siendo las abejas las más importantes al representar entre el 80-90% de la misma. 
 
El ácaro de la varroa llegó a España en la década de los 80, produce la muerte de cualquier colonia de abejas que no se trate con un acaricida en menos de 12 meses, esto unido a los plaguicidas, provoca que la abeja en estado silvestre esté prácticamente extinguida. Por lo tanto las abejas en España, Europa, EEUU,... dependen para su subsistencia de los apicultores.
 
 
La situación de la abeja “doméstica” no es mucho más halagüeña, debido a la profunda crisis que atraviesa el sector de la apicultura.
En el caso de Cantabria está provocada por problemas tan graves como: 
1.- Gran dificultad para instalar colmenares en condiciones de legalidad, debido a la incoherente y restrictiva legislación actual en Cantabria. 
2.- Recortes en las  ayudas al sector.
3.- Dejar sin financiación a la ADSG apícola. 
4.- La aplicación de normas y decretos que influyen en la apicultura que no tienen en cuenta las peculiaridades de Cantabria, la realidad ni las necesidades del sector. Que demuestra una falta de empatía por este sector
5.- Vespa velutina o avispa asiática. Por la lentitud y desgana de la Consejería de Ganadería, Pesca y Desarrollo Rural  para poner en marcha la estrategia regional  para su control y posible erradicación.
6.- Desde el año 2011 no se pagan las indemnizaciones por los daños ocasionados por el oso pardo en colmenares situados en las comarcas de Campoo-Los Valles, Liébana y Polaciones.
7.- En el sur de la región cada vez hay una mayor incursión de grandes apicultores trashumantes venidos del resto de España, que están dificultando el desarrollo de la apicultura a los apicultores de la región.
8.- Media de edad muy alta y poco relevo generacional. 

 
Provocando todo ello que cada año los apicultores cántabros lo tengan más difícil para desarrollar su actividad, lo que se está traduciendo en un desánimo generalizado que conlleva a un descenso en el nº de explotaciones y colmenas.  Como lo demuestran los siguientes datos: 
-       Evolución del número de explotaciones apícolas en Cantabria en el periodo 2008-2014 (datos REGA actualizados a 01/05/ del 2014) 
          Cantabria:   452    361     380     383      245      264     264 
-       Evolución del censo de colmenas  en Cantabria en el periodo 2008-2014 (datos REGA actualizados a 01/05/ del 2014) 
   Cantabria 12.342-17.088-16.193-12.616-11.891-11.156- 9.483-10.671-10.627

 La CODACC y la FAAC consideramos imprescindible desarrollar conjuntamente con las administraciones públicas y el sector, un plan estratégico para dinamizar y reactivar la apicultura en Cantabria, en el que se contemple: 
·       Facilitar el desarrollo de la apicultura tradicional a los apicultores locales.
·       Que se consensue y tengan en cuenta a los apicultores a la hora de la aplicación de las normas y decretos que influyan en la apicultura.
·       Aumentar las ayudas al sector
·       Desarrollo de la estrategia para el control de la Vespa velutina, con la dotación presupuestaria que haga posible su desarrollo.
·       Medidas para el control de otros problemas sanitarios. Con la puesta en marcha otra vez de la ADSG  apícola.
·       Que se paguen los daños producidos por el oso de forma rápida y justa.Además que las medidas preventivas que adopten para evitar el ataque de los osos a los colmenares, les supongan un coste cero a los apicultores.
·       Fomentar la incorporación de jóvenes.
·       Profesionalizar mediante la realización de cursos, conferencias y ferias.
·       Acciones de divulgación y educación de la sociedad sobre la importancia de la polinización.
·       Elaborar mapas en los que se señalen las zonas donde faltan colmenas, para en ellas incentivar el desarrollo de la apicultura local y regional y en las que hay una concentración excesiva para regularla.  

 Así mismo no se puede olvidar la importancia que puede tener la apicultura en el contexto de un desarrollo rural sostenible en Cantabria, pudiendo suponer un complemento económico interesante dentro de un modelo de explotación diversificada al ser compatible con cualquier otra actividad agro-ganadera y turística.
El  modelo de apicultura que se desarrolla en Cantabria garantiza a través de la polinización de sus abejas la conservación de la biodiversidad de nuestros montes y una gran parte de la producción agro-ganadera de la región.
 
 
 Podemos importar de otros países los productos que nos proporcionan las abejas, pero no su trabajo de polinización

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu opinión nos interesa