viernes, 5 de diciembre de 2014

DOMINGO 7 DE DICIEMBRE SAN AMBROSIO PATRONO DE LOS APICULTORES

Con motivo de la celebración el 7 de diciembre de San Ambrosio, PATRONO DE LOS APICULTORES Y FABRICANTES DE VELAS, la Confederación en Defensa de la Abeja en la Cornisa Cantábrica (CODACC) y la  Federación de Asociaciones de Apicultores de Cantabria (FAAC),  reivindican EL PAPEL DE LOS APICULTORES EN LA CONSERVACIÓN DE LA BIODIVERSIDAD Y EN LA PRODUCCION DE ALIMENTOS.

 El conjunto de la sociedad debe saber que el trabajo que desarrollan los apicultores va más allá de la producción de miel, polen, cera, etc., siendo la más importante e imprescindible la labor que desempeñan sus abejas a través de la polinización de las plantas del medio natural y de los cultivos, lo que contribuye al mantenimiento de la biodiversidad de los ecosistemas y a la producción agraria. 
Calculado recientemente por Greenpeace en su informe "Alimentos bajo amenaza" el valor económico de la labor de polinización de las abejas podría estar en torno a los 265.000 millones de euros anuales en todo el mundo, 22.000 millones para Europa y más de 2.400 millones de euros para España, Varios centenares de cultivos (manzanas, cerezas, almendras, fresas, melones, tomates, calabacines, girasoles, por citar algunos de los más habituales) dependen de la polinización por abejas y otros insectos.  
Por tanto, incluso mirándolo desde un punto de vista meramente económico, trae cuenta proteger a las abejas y a los demás insectos polinizadores. 
Además los polinizadores tienen un papel fundamental en el funcionamiento de los ecosistemas terrestres. A nivel global, se estima que más de un 80% de las plantas que producen flores son polinizadas por animales. Siendo las abejas las más importantes al representar entre el 80-90% de la misma.
 
Por otro lado, denunciamos que cada año los apicultores lo tienen más difícil para desarrollar su actividad debido a problemas como:  
- Sanitarios (varroosis, loque, SDC),  
- Invasión de la Vespa velutina,
- Plaguicidas neurotóxicos,  
 - Dificultad para instalar nuevos colmenares,  
-  Pérdida de rentabilidad de las explotaciones,  
-  Normas y decretos reguladores de la apicultura que no tienen en cuenta la realidad ni las necesidades de los apicultores. 
-  Recortes en las ayudas.
- Pérdida de flora apícola por incendios forestales, desbroces, urbanismo, cambio climático y ciertos manejos ganaderos,


Esto unido a la desaparición de la abeja silvestre y la regresión de otros insectos polinizadores está provocando una disminución de la polinización tanto de cultivos como de especies silvestres, lo que tiene graves repercusiones económicas en la agricultura-ganadería y una pérdida de biodiversidad en nuestros montes, que en último término, compromete la supervivencia de muchas especies de flora y fauna.


Consideramos imprescindible desarrollar conjuntamente con las administraciones públicas y el sector un plan estratégico para dinamizar y reactivar la apicultura, el que se contemple:

- Investigación y medidas para el control de los problemas sanitarios y de la Vespa velutina.   - Regular y reducir hasta prohibir el uso de plaguicidas neurotóxicos. 
-  Fomentar la incorporación de jóvenes. 
-  Fomentar la instalación de colmenares. 
-  Promover el cooperativismo y asociacionismo 
- Profesionalizar mediante cursos, conferencias y ferias.  
-  Mejorar la producción y comercialización de la miel 
-  Etiquetado transparente en el que se ponga el país de origen de la miel. 
- Acciones de divulgación y educación de la sociedad sobre la importancia de la polinización.          - Elaborar mapas de polinización en los que se señalen las zonas donde faltan colmenas, en ellas se incentivaría el desarrollo de la apicultura. En las zonas con alto valor ecológico o inaccesibles, se pondrían estaciones de polinización.  
-  Considerar a la Apis mellifera mellifera como un animal a proteger por Ley.


Así mismo no se puede olvidar la importancia que puede tener la apicultura en el contexto de un desarrollo rural sostenible, pudiendo suponer un complemento económico interesante dentro de un modelo de explotación diversificada al ser compatible con cualquier otra actividad agro-ganadera y turística.  

Podemos importar de otros países los productos que nos proporcionan las abejas, pero no su trabajo de polinización. No debemos seguir de brazos cruzados ante este acuciante problema y desde las administraciones, la sociedad y el sector tenemos que hacer todo lo que esté en nuestras manos para invertir esta peligrosa dinámica. 

Para más información: CODACC abejacornisacantabrica@gmail.com                                         o en el tlf.: 686764773 - Carlos.                      

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu opinión nos interesa