martes, 19 de agosto de 2014

Cantabria sigue adelante con el sello de calidad de la Miel de Campoo-Los Valles

 Noticia del Diario Montañés TEODORO SAN JOSÉ |  SANTANDER.  

Un apicultor revisa sus colmenas.
Un apicultor revisa sus colmenas. / LUIS PALOMEQUE

Tras escuchar a los apicultores, la Consejería continuará con el proceso pese a que la Junta de Castilla y León acudirá a la vía judicial para impugnar la denominación de origen-

Para entonces la DO Miel de Campoo-Los Valles será un denominación con protección nacional transitoria; pasará a ser protegida (DOP) cuando concluya la tramitación europea y se inscriba en el registro comunitario, lo que aún puede llevar otro año. La tramitación se inició en junio de 2013 con la solicitud de registro de la denominación de origen protegida Miel de Campoo-Los Valles; en este tiempo la Junta de Castilla y León ha elevado varias alegaciones, pero ahora, tras ver rechazos sus recursos, ha optado por acudir a los tribunales. Entiende que «no existen razones» que justifiquen la exclusión de entidades enclavadas o fronterizas de Castilla y León dentro de la zona protegida que también forman parte del territorio de Campoo, y por ello impugnará las actuaciones del Gobierno cántabro.
Consensuar
Javier de Celis, presidente de la Apicam, explicó ayer que antes de decidir si se paraliza o no el proceso su directiva debe consensuar la postura. «Necesitamos cumplir con los estatutos para tomar decisiones», señaló. De Celis no se pronunció sobre un posible veredicto pese a que desde el Gobierno regional consideran que su postura es favorable a seguir adelante con el proceso.
Integran Apicam alrededor de 400 apicultores, pero entre ellos no solo hay meleros cántabros sino también un puñado de asociados afincados en el norte de Burgos y Palencia. «No tenemos inconveniente en que se incorporen bajo esa denominación, pero el problema es el ámbito administrativo y territorial, el conflicto de competencias entre comunidades y en cómo integrarles», explicó De Celis. «Podríamos seguir adelante con los trámites y luego, si lo deciden los tribunales, que entren para no perder los dos años que llevamos de proceso. Pero también podríamos decidir que se paralice la solicitud hasta que exista una resolución en firme. No tenemos prisa».

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tu opinión nos interesa