martes, 19 de junio de 2012

LA CONSEJERÍA DE GANADERIA NO CONVOCARÁ EN EL 2012 LAS AYUDAS A LA PRODUCCIÓN Y COMERCIALIZACIÓN DE LA MIEL


Producción Animal, perteneciente a la Dirección General de Ganadería, comunicó recientemente a la Federación de Asociaciones de Apicultores de Cantabria (FAAC) en un breve correo electrónico “que no se publicará en Cantabria la orden de Ayudas a la producción y comercialización de la miel para el año 2012”.
Acabando el correo “No obstante, la intención de la Consejería, a día de hoy, es volver a publicarla en 2013 y años sucesivos.”

Ya no estamos hablando de recortes, sino que en este caso directamente quitan la ayuda. Desde luego es una pésima noticia, que unida a otros recortes llevados a cabo en la Asociación de Defensa Sanitaria Ganadera Apícola (ADSGA),…  ponen al sector de esta comunidad en una situación muy complicada, precisamente en un momento en el que más apoyo necesita.

Desde la Federación nos parece sorprendente que se pierda esta ayuda del Programa Nacional Apícola por no convocarla para ahorrarse una pequeña cantidad. Esta ayuda está financiada un 50% por la UE, un 25 % por las CCAA y el 25% restante por el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente español. Aunque este año el Ministerio va a reducir su aportación a nivel nacional, lo que implicará que la UE lo también hará, pudiendo llegar a perderse más de 2,6 millones de € para la apicultura española.

Estas actuaciones nos vuelven a dar la razón cuando venimos denunciando desde hace años la dejadez que sufre este sector en Cantabria por parte de las distintas Consejerías de Ganadería.
Además los más afectados van a ser los apicultores profesionales que hay en Cantabria, por ser los principales beneficiarios de esta ayuda. No entendemos como desde la Consejería de Ganadería, que siempre pregona la necesaria profesionalización del sector, (en la actualidad solo un 3% de los apicultores de Cantabria son considerados profesionales), ahora elimina esta ayuda para este año y casi seguro que para todos, ya que este tipo de ayudas una vez que se pierden es muy difícil que las vuelvan a financiar.

Desde la Federación pedimos al Ministerio de Agricultura de España y a la Consejería de Ganadería de Cantabria que se comprometan a financiar todo lo que les corresponda del presupuesto aprobado por Bruselas para la apicultura española (11 millones de euros). Más aún, si tenemos en cuenta la complicada situación que atraviesa la apicultura española y en concreto la de Cantabria con problemas específicos como: 

1.- La dificultad para instalar nuevos colmenares, debido a la incoherente y restrictiva legislación actual, que junto al tamaño de las fincas particulares, la distribución de la población en Cantabria, y las características orográficas de nuestra región, hacen muy difícil la ubicación de colmenas en condiciones de
legalidad.
2.- Los sanitarios: Varroa, “síndrome del desabejado de las colmenas”, loques…
3.- El cada vez mayor despoblamiento de las zonas rurales.
4.- El escaso relevo generacional que está provocando una media de edad de los apicultores alta y una reducción en el número de colmenas y explotaciones.
5.- Pérdida de biodiversidad (flora apícola) debido a incendios, desbroces, urbanismo y ciertos manejos ganaderos.
6.- Concentración excesiva de colmenas en ciertas zonas, agudizada por la cada vez mayor incursión de apicultores trashumantes venidos del resto de España.

Para afrontarlos es necesaria una implicación y un apoyo decidido y firme de las administraciones públicas hacia este sector tan vital para la conservación del medio ambiente. Y cuando pedimos implicación y apoyo no tiene que ser exclusivamente económico, sino que hay muchas medidas que se pueden tomar que no implican necesariamente un gasto de dinero. 

Estos problemas están provocando el desánimo de los apicultores y el consiguiente abandono de la apicultura por un gran número de ellos, agravándose la situación por no estar produciéndose el relevo generacional necesario para el mantenimiento de la cabaña apícola.

Se corre el riesgo de peder la apicultura tradicional que garantiza la polinización de nuestras huertas, frutales, prados y bosques, siendo de vital importancia para LA CONSERVACIÓN DE LOS ECOSISTEMAS y para el tan pregonado desarrollo rural.

LA MIEL LA PODEMOS COMPRAR EN OTROS LUGARES
 LA POLINIZACIÓN NO

La Federación pide a la Consejería de Ganadería, Pesca y Desarrollo Rural que recapacite esta decisión y convoque esta ayuda si todavía está a tiempo.

Es una verdadera pena que en la actualidad a la apicultura se la vea como una actividad molesta y muy secundaria, siendo tratados a veces los apicultores como delincuentes, nada que ver con la consideración que antaño se tenía de ellos.

1 comentario:

  1. Esta es una noticia que ya se sabia desde hace 1 mes, y desde la ASOCIACION DE APICULTORES ECOLOGICOS YA SE HA HRCHO LA PERTINENTE QUEJA Y SE HA PEDIDO QUE SALGA LA ORDEN AUNQUE SOLO SEA CON EL DINERO QUE DEBE APORTAR LA COMUNIDAD.

    ResponderEliminar

Tu opinión nos interesa