miércoles, 2 de marzo de 2011

INFORME SOBRE LA SITUACIÓN DE LA APIS MELÍFERA Y LA POLINIZACIÓN EN CANTABRIA

La Federación de Asociaciones de Apicultores de Cantabria nos sentimos preocupados por la situación del sector, por lo cual elaboramos el MANIFIESTO “A FAVOR DE LA APICULTURA TRADICIONAL EN CANTABRIA” (y por extensión a todas las comunidades del norte de la península).

Con esta acción pretendemos sensibilizar a la población de que nuestro problema es su problema y a las autoridades que gobiernan la región para que amplíen sus miras y sigan las directrices de Europa.

El pasado lunes 21 de febrero de 2011 se hizo entrega del manifiesto al Presidente del Gobierno de Cantabria; Consejero de Desarrollo Rural, Ganadería, Pesca y Biodiversidad; y Directores Generales de esta consejería.
Al cabo de unos días se dio a conocer al público en general a través de los medios de comunicación, de los cuales muchos de ellos se hicieron eco de la noticia.

Así mismo, se ha hecho llegar a todas las asociaciones de apicultores de las comunidades autónomas que han participado en los encuentros de asociaciones celebrados en las dos ediciones de la Feria Apícola de Cantabria, ya en esta lucha no estamos solos y contamos con el apoyo de todas ellas.

Este manifiesto ha venido precedido del “INFORME SOBRE LA SITUACIÓN DE LA APIS MELÍFERA Y LA POLINIZACIÓN EN CANTABRIA” que realizamos en el 2010 y que a continuación os presentamos:

INFORME SOBRE LA SITUACION DE LA APIS MELIFERA Y LA POLINIZACION EN CANTABRIA

Todos conocemos a las abejas, sabemos que producen miel y otros productos beneficiosos para la salud, que son una sociedad muy organizada y que pican, también hemos oído a través de los medios de comunicación que están desapareciendo y que los apicultores tienen grandes pérdidas económicas. Pero solemos olvidar que las abejas están en este mundo para realizar la polinización.
La abeja es el insecto polinizador más importante y eficaz que existe, ya que entre un 80 y un 95% de las plantas con flor están polinizadas por la apis melífera y de ella dependen la fructificación de estas especies vegetales.

Con este informe la Federación de Asociaciones de Apicultores de Cantabria (FAAC) queremos dar a conocer la situación y los problemas por los que está atravesando la Apis melífera y la polinización en Cantabria, así como sus posibles soluciones y la importancia que para los cultivos y el medio ambiente tiene.

A Cantabria llegó el ácaro de la varroa en la década de los 80 provocando la muerte de gran parte de las colmenas y el abandono de la actividad a numerosos apicultores. La varroa produce la muerte de cualquier enjambre que no se trate con acaricidas en menos de 12 meses, unido a la pérdida de hábitat y los plaguicidas, hacen que la abeja en estado silvestre esté prácticamente extinguida. Esto quiere decir que la abeja en Cantabria (y en toda Europa) depende para su subsistencia de los apicultores.

La situación de la abeja “doméstica” no es mucho más halagüeña, debido a la profunda crisis que atraviesa el sector de la apicultura provocada por problemas tan graves como:

- Los sanitarios: varroa, “Síndrome del desabejado de las colmenas”,…
- El cada vez mayor despoblamiento de las zonas rurales.
- El escaso relevo generacional que está provocando una media de edad de los apicultores alta y una reducción en el número de colmenas y explotaciones.
- La dificultad para instalar nuevos colmenares.
- Pérdida de biodiversidad (flora apícola) debido a incendios, desbroces, urbanismo y ciertos manejos ganaderos.

El resultado final es que cada año hay menos colmenas y apicultores en esta Región.

Además en lo que se refiere a la polinización existen otros problemas que la dificultan como son la orografía y la climatología que disminuyen la distancia de pecoreo y por otro lado, el manejo actual de la apicultura que suele tender a una concentración de colmenas, a instalar colmenares solo en lugares accesibles para vehículos, el control de la enjambrazón natural y la trashumancia, que provocan una concentración excesiva de colmenas en ciertos lugares y ninguna en otros, una menor salida de enjambres y que en ciertas épocas del año no haya casi colmenas en algunas zonas.

Esto unido a la desaparición de la abeja silvestre está provocando una fuerte disminución de la polinización tanto de cultivos como de especies silvestres, lo que tiene graves repercusiones económicas en la agricultura-ganadería y una pérdida de biodiversidad en nuestros montes, que en último término, compromete la supervivencia de muchas especies de fauna.

- La polinización de la apis melífera en Cantabria:

La agricultura-ganadería es la primera beneficiaria de los servicios prestados por las abejas, así lo demuestran distintos estudios que determinan una mayor producción y calidad de los frutos. Su contribución en términos económicos es realmente significativa, hasta tal punto que la renta directa de la apicultura (miel, cera, polen y otros productos) pasa a un segundo término.

En Cantabria, los cultivos sometidos a polinización por abejas son principalmente las praderas naturales con las distintas especies de tréboles, leguminosas forrajeras como la alfalfa, árboles frutales (ciruelo, manzano, kivi,…) y todos los hortícolas.

En cuanto al entorno natural se han desarrollado dos estudios científicos, uno en Asturias (por la Fundación Internacional para la Restauración de Ecosistemas en colaboración con la Fundación Biodiversidad y el Fondo para la Protección de los Animales Salvajes) y otro en el norte de la provincia de Palencia (por el Departamento de Producción Vegetal y Recursos Forestales de la ETS de Ingenierías Agrarias de Palencia, Universidad de Valladolid), para determinar en qué medida la colocación de colmenas repercute positivamente en unos mayores niveles de fructificación de varias especies vegetales como castaño, cerezo, majuelo, endrino y arándano en la Cordillera Cantábrica.

Los resultados obtenidos indican que la presencia de la abeja melífera como agente polinizador de estas especies silvestres aumenta su producción y calidad de frutos, favoreciendo, por lo tanto, su regeneración natural. Por esta razón, la apicultura es una buena herramienta, natural, económica y efectiva, para gestionar las áreas donde se den estas especies proporcionando mejores condiciones de hábitat a especies en peligro de extinción tan emblemáticas como el oso pardo y el urogallo, favoreciendo la tan anhelada conservación de estas especies.

Considerando todo lo expuesto, desde la Federación consideramos que hay que llevar a cabo las siguientes actuaciones:

1.- Elaborar mapas de polinización de Cantabria en el que se señalen los lugares donde hay colmenas. A partir de ahí se determinarían las áreas donde faltan colmenas y por tanto donde la polinización es deficitaria.
- En las zonas deficitarias en polinización habría que desarrollar las siguientes actuaciones:
- Incentivar el desarrollo de la apicultura entre los habitantes de dichas zonas mediante:
- Ayudas a la instalación de colmenares y compra de colmenas.
- Realización de cursos de apicultura.
- En las zonas con alto valor ecológico que no se puedan cubrir con apicultores, se crearían estaciones de polinización integradas por varias colmenas a las cuales se les harían los tratamientos fitosanitarios oportunos, sirviendo también para suministrar enjambres.
2.- Desarrollar un plan de ayuda para dinamizar el sector de la apicultura en esta Comunidad en el que se contemplara:
- Fomentar la incorporación de jóvenes a este sector.
- Promover cursos, conferencias y ferias.
- Más ayudas para el control de la varroa y otras enfermedades.
- Facilitar la instalación de nuevos colmenares.
- Mayor control de incendios y desbroces.
- Una campaña de promoción de la miel Cántabra como producto de máxima calidad y de la apicultura tradicional como una actividad humana necesaria.
- Acciones de divulgación y educación sobre la importancia de la polinización a través de exposiciones, ferias y talleres con escolares.

No nos podemos olvidar de la importancia que puede tener la apicultura en el contexto de un desarrollo rural sostenible, pudiendo suponer un complemento económico interesante dentro de un modelo de explotación diversificada, al ser compatible con actividades agrícolas, ganaderas, artesanas o de turismo rural.

Indiscutiblemente los destinos del hombre y de la abeja están unidos, por lo que debemos trabajar todos juntos para que esta simbiosis nos siga siendo tan fructífera en el futuro como lo ha sido durante siglos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tu opinión nos interesa