domingo, 6 de marzo de 2011

BIÓLOGOS GALLEGOS PROPONEN PROHIBIR LOS INSECTICIDAS NICOTINOIDES

Biólogos gallegos proponen prohibir los insecticidas basados en nicotina para evitar la desaparición de abejas.

El Colegio Oficial de Biólogos de Galicia (Cobga) reclama al Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino y a los gobiernos autonómicos que tomen "medidas firmes y urgentes", como prohibir los insecticidas que se basan en nicotina, para detener la desaparición masiva de abejas. En este sentido, han alertado de que este insecto se está extinguiendo a lo largo del globo, lo cual repercute sobre la agricultura, dado que muchos cultivos son polinizados.
Biólogos gallegos proponen prohibir los insecticidas basados en nicotina
Los biólogos afirman que la única forma de detener "este terrible fenómeno" es prohibir en España el uso de pesticidas nicotinoides, es decir, aquellos que están diseñados a partir del alcaloide nicotina. Este tipo de productos actúa sobre el sistema nervioso central de las abejas, paralizándolas y causándoles la muerte en pocas horas.
Según afirma la Cobga, estos insecticidas --como el Imidacloprid o el Thiametoxam-- fueron prohibidos en Alemania y en Francia hace más de tres décadas, y desde entonces, los apicultores de estos países han constatado que las muertes de insectos han disminuido.
Asimismo, la Cobga denuncia que los agricultores, en su mayor parte, tienen un "total desconocimiento" del correcto uso de los insecticidas, y los emplean "de manera excesiva y provocando estragos". Por último, piden que las administraciones y, en el caso de Galicia, los propios productores del Consello Regulador Indicación Xeográfica Protexida 'Mel de Galicia', recomienden situar las colmenas lejos de los lugares de agricultura extensiva.
PELIGROS BIOLÓGICO
El Cobga ha afirmado que, a nivel mundial, la principal causa de las muertes de abejas se debe a dos agentes biológicos: un ácaro llamado 'Varroa', que le absorbe a estos insectos su líquido circulatorio, y un parásito llamado 'Nosema apis'.
Ambos seres son los responsables de un fenómeno conocido como problema de colapso de colonias, en el que se produce la desaparición drástica de un gran número de abejas obreras, sin las que la colmena no puede funcionar. Sin embargo, la asociación de biólogos gallegos ha señalado que ambas enfermedades se pueden tratar "con buenos resultados".

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tu opinión nos interesa