viernes, 22 de enero de 2010

LA APICULTURA EN CANTABRIA. BALANCE DEL 2009

La apicultura en Cantabria tuvo en tiempos pasados una notable importancia como complemento en la economía rural de subsistencia. Repartidos por toda la geografía de la región, los colmenares constituían parte del patrimonio de la arquitectura popular, representados por pequeñas construcciones en las que se colocaban las colmenas, conocidas con el nombre de dujos, hornillos y corchos.

En la imagen un colmenar de dujos situado en una huerta del pueblo de Villar (Campoo de Suso).


El declive en la segunda mitad del siglo XX de esta actividad se inició con la emigración de la gente de los pueblos a la ciudad con el consiguiente abandono de la economía agraria. Siendo la puntilla la aparición alrededor de 1984 del ácaro de la varroa que diezmó el número de colmenas, acelerándose el trasiego de las abejas de las colmenas tradicionales fijitas a las modernas de cuadros móviles, que permiten un mejor control de este parásito, un considerable aumento de la producción y un manejo más racional.


En la imagen un colmenar moderno con colmenas del modelo Langstroth.




El sector apícola cántabro en los últimos años ha experimentado una gran evolución gracias a la labor de tres asociaciones de apicultores, como son: A. de Apicultores Montañeses (AMA), A. de Apicultores Campurrianos (APICAM.) y A. Cántabra de Apicultores (ACA).

La apicultura de Cantabria está compuesta en su gran mayora por un gran número de pequeñas explotaciones conducidas por apicultores aficionados a esta actividad. Según el censo del año 2007 de la Consejería de Ganadería, en Cantabria había 441 explotaciones con un total de 13.345 colmenas que producen entorno a las 200 toneladas de miel. De éstas, 14 pertenecen a profesionales con 4.890 colmenas. Así mismo, hay 13 apicultores acogidos a la marca “CC” que producen unos 40.000 kilos de miel. También hay una cooperativa (SAT Erica Campoo con 10 socios), así como 11 apicultores ecológicos.
Dos de los más importantes logros que se han producido en este sector en lo últimos años han sido la creación de la Federación de Asociaciones de Apicultores de Cantabria (F.A.A.C.) en el 2001 y la ADSGA (Asociación de Defensa Sanitaria Ganadera Apícola) en el 2006.

Otro gran avance supuso la creación de la marca "Calidad Controlada" para la miel por parte de la ODECA, para preservar la calidad y el origen de la miel.


El año 2009 para este sector en Cantabria ha sido especialmente dinámico por los siguientes acontecimientos:

- I Feria Apícola de Cantabria, organizada por la Federación, los días 24 y 25 de octubre en el Mercado Nacional de Ganados de Torrelavega. con resultados muy positivos a la vista de las cifras de asistencia, participación y ventas.
En la misma se celebraron unas jornadas técnicas con ponentes de primera línea del sector apícola de España y los temas tratados fueron de la máxima actualidad e interés para el sector. A las que asistieron más de 270 apicultores.




Asistieron 20 expositores.
Se celebraron dos concursos: uno de pintura para escolares, en el que participaron 120 niños y otro de “Postres con miel” en el que se presentaron 15 postres.
Se celebró el I Encuentro de Asociaciones de Apicultores del Norte de España, acudiendo representantes de 17 asociaciones de 14 provincias y más de 200 apicultores.






- Publicación del primer libro sobre apicultura de Cantabria, titulado “Apicultura tradicional y mieles de Cantabria” del autor reinosano Carlos Javier Valcuende de Cos.



- IV Feria de la miel de Campoo de Yuso.




- Publicación anual de un Boletín Apícola.

- Realización de diversos cursos para apicultores.

- Puesta en marcha de este blog sobre apicultura por parte de la Federación.

- Asistencia a distintas ferias por parte de las asociaciones de APICAM y AMA: Valladolid, Mercado Campurriano de Reinosa
Día de Campoo de Enmedio, Polientes, Arija, Alceda, …



- Colaboración de las asociaciones (en el caso de APICAM desde hace mas de diez años) con el Centro de Investigación apícola de Marchamalo en Guadalajara, enviando muestras para el estudio y posibles soluciones, para varroa, síndrome de despoblamiento, noxsema, y loquee americana.

- Las distintas asociaciones han organizado viajes en los que se ha combinado lo lúdico y cultural con visitas a centros de interés apícola.

En cuanto a la cosecha de miel ha sido un año muy irregular y dispar en función de las zonas donde preguntemos. En la zona costera ha sido una cosecha más bien buena, pero en el resto de la región no ha sido un año bueno (con producciones menores al año pasado) y para muchos apicultores malo e incluso muy malo.

Esperemos que el 2010 sea un buen año apícola.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tu opinión nos interesa