miércoles, 7 de octubre de 2009

EN SEPTIEMBRE Y OCTUBRE CANTABRIA HUELE A MIEL

En septiembre y octubre Cantabria huele a miel, ya que en estas fechas es cuando la mayoría de los apicultores cántabros catamos nuestras colmenas y extraemos los distintos tipos de mieles que las abejas producen en esta región.

Catando una colmena en el sur de Cantabria.
En este caso se van a extraer los cuadros operculados y llenos de miel de brezo de las medias alzas que se fueron poniendo durante los meses de julio y agosto.
Este año la cosecha está siendo en general más bien mala, según lo que yo veo y lo que me cuentan muchos apicultores. Aunque, aquí, dada la diversidad de ecosistemas es difícil generalizar.
Incluso un apicultor con varios colmenares y siguiendo el mismo manejo en todos ellos, puede tener rendimientos muy dispatres.

Pero no obstante en noviembre haré un mejor balance, una vez acabada la campaña.

Mieles de Cantabria

La naturaleza de Cantabria y nuestras abejas nos han permitido desde siempre disfrutar de unas mieles de gran calidad.

En la actualidad la calidad de la miel se rige por la norma establecida en el Real Decreto 1049/2003, de 1 de agosto, (BOE nº 186 de 3 de agosto de 2003). Además, a nivel de Cantabria existe una Orden GAN/44/2005, de 19 de septiembre, por la que se aprueba la norma técnica de la miel para el uso de la marca de garantía Calidad Controlada “CC”.

Los tipos de mieles que se producen en Cantabria y que están reconocidos por la “CC” son:

a) Miel de flores o miel de néctar: Procede del néctar de una gran variedad de flores existentes en praderas, bosques y riberas. En su análisis no predomina ningún tipo de polen. Miel de color ámbar anaranjado claro, de sabor dulzón y aroma floral tenue y poco persistente.
Se produce preferentemente en las áreas costera e intermedia de la región.

b) Miel de mielada (roble y encina): Procede de secreciones de partes vivas de plantas o excreciones de insectos chupadores presentes en las mismas, que las abejas recolectan y transforman combinándolas con sustancias propias. Miel de color oscuro, de negro a negro vinoso, sabor persistente y aroma característico muy intenso.
Este tipo de miel se da principalmente en el área lebaniega.

c) Miel de brezo y calluna: Procede del néctar de las siguientes especies: Erica cinerea, E. vagans, E. tetralix, E. cirialis y Calluna vulgaris. El polen residual mínimo que debe contener de estas especies será del 45% sobre el total. Miel de color ámbar oscuro con tonos rojizos que a temperatura baja puede llegar a ámbar claro, sabor ligeramente amargo persistente y aromas florales.
Se obtiene principalmente en el área meridional correspondiente a la comarca Campoo Los Valles, en brezales situados a más de 600 m. de altitud.

d) Miel de eucalipto: Procede del néctar de E. globulus y su polen superará el 70 % sobre el total. Miel de color ámbar claro y sabor dulce, con ligeras notas ácidas, aroma muy intenso y persistente a la planta de origen.
Se produce en todo el área costera e intermedia de Cantabria, hasta altitudes de 300 m.

El eucalipto fue introducido en Cantabria por D. Marcelino Sanz de Sautuola a finales del siglo XIX. En el siglo XX las plantaciones de esta especie experimentaron una gran expansión por toda la región, ocupando en la actualidad más de 30.000 hectáreas.

Algunos apicultores también pueden llegar a tener en momentos puntuales y en cantidades pequeñas mieles de castaño y tilo.


De izquierda a derecha: miel de brezo, miel de eucalipto y miel de mielada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tu opinión nos interesa